El amanecer de los gigantes y Cymeria

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El amanecer de los gigantes y Cymeria

Mensaje por Jinete del Alba el Sáb Jul 02, 2016 7:57 pm

El amanecer de los gigantes y Cymeria

Años después de las guerras espirituales que formarían el mundo, según los libros proféticos darían a nacer una raza de enormes seres que surcarían las montañas como azotes estridentes de piedra y roca, fuertes como los dragones que alguna vez habían aparecido más allá de los cielos. Un rugido presagió su llegada, una tormenta estival que recorría los confines del mundo, ellos se asentaron en las colinas y cuevas. El primero de ellos, Lodvar «El Fuerte» quien recorría los bosques con rapidez, se le conocía con muchos nombres pero Lodvar fue el que más reconocimiento tuvo, una leyenda de un gigante tan poderoso hacía temblar a todos que se le opusieran.

Lodvar y sus gigantes se desplazaron hasta el frío Norte en donde harían sus sistemas de cuevas, los cánticos de los espíritus protegerían las cuevas con hechizos. Pronto, con alientos de fuego y una temible mirada llegarían los dragones enfurecidos hacia las tierras del invierno. Lodvar salió solo a enfrentar a los dragones con su escudo conocida como «La muralla del gigante» y un martillo de guerra tan gigantesco como los rascacielos de las torres de los reinos perdidos, el gigante fue capaz de dar un combate abierto con el dragón líder, su fuego era ardiente e iluminaba con su flama sin embargo Lodvar acabaría con el dragón aplastándole la cabeza a tal magnitud que sus hermanos presenciaron cómo la sangre del dragón Kushbel era derramada en el suelo, ellos volaron tan rápido como pudieron. Dos gigantes pudieron atraparlos entre las ramas para cuando despegarían, eran los descendientes de Lodvar, el martillo de Lodvar se alzó en potencia y aniquilaría a los dos dragones restantes, los golpes serían perversos y letales, su cerebro estaba siendo chamuscado por los golpes de Lodvar en contra de los dragones, su sufrimiento sería interminable pues los dragones eran eternos pero tarde o temprano, serían asesinados de una manera brutal. Lodvar «El martillo del invierno» sería conocido entre sus hermanos.

Lodvar El Fuerte:

Los gigantes siempre han sido una especie que había sido temida y odiada por los Dragones tanto así que las bestias de fuego querían destronar a Lodvar por sus hazañas en El Norte,  los gigantes empezaron a recibir ayuda de los humanos para forjar armas poderosas y sacadas hirvientes del agua, con potencia ellos irían hasta los límites de las montañas del Norte a combatir a los grandes dragones de fuego, armas gigantescas empalaban a las bestias enormes pero su fuego los hacía perecer a los más grandes abismos de tortura conocidos, entre ellos estaba Styr, el gran dragón hijo d Kushbel con poderosas llamaradas acabando todo a su paso, gigantes pereciendo por él. Lodvar decidió combatir a Styr en combate portando su gran martillo asesino de dragones, Styr no podía combatir a Lodvar pues este era muchísimo más poderoso y valiente que él, ni uno de los dragones podría vencer a Lodvar sólo, se reunieron todos los dragones sobrevivientes del combate, el líder de los gigantes interpuso su escudo y las bestias dispararon ráfagas de fuego hacia Lodvar quien sería incinerado por las decenas de los dragones cobardes qué lo rodearon. Su martillo de guerra «Martillo del Invierno» a pesar de haber recibido toda la furía de los dragones no se quemó pues era acero del corazón ardiente de una estrella caída. Su hijo, Thilion Lodvarion heredaría el martillo para defender las tierras de los gigantes.

Thilion Lodvarion en vez de ir a buscar la guerra en contra de los dragones fue paciente y reflexionó acerca de los actos causados por la guerra cómo sus ancestros lo hacían en tiempos anteriores. Él y su gente emigraron hacia el Suroeste en las ''Tierras del Oeste'' cómo se les conocían en aquellos días, algunos gigantes se quedaron pues creían que Thilion era un loco al pensar que podría ir a las tierras del Suroeste, pero los que lo acompañaron tenían la meta de crear un reino, ellos al llegar a las tierras empezaron a construir las murallas Vanyar en honor al nombre de una antigua diosa de los gigantes, los deseos de Thilion y su linaje estaban siendo más fuerte e incorruptible, llegaron hasta el paso de Calavinyar en dónde vieron solamente nubes y polvos, siguieron hasta encontrar el lugar perfecto para iniciar con sus obras. Sin embargo se encontraron con una hueste humana, liderada por una hermosa e indomable mujer cuyos ojos eran negros cómo la noche y una temple de acero, Kiva era su nombre, una guerrera que había combatido en las rebeliones de las Tierras del Oeste y se oponía a las exigencias de los gigantes de formar una ciudad para ellos pues las tierras eran de la humanidad, sin embargo Kiva quien era una mujer no sólo de guerra también era de sabiduría decidió que tendría que haber un combate entre un campeón de los gigantes y un campeón de los humanos, Thilion detuvo la decisión apresurada de la humana y propuso hacer la ciudad para los gigantes y humanos para vivir en armonía. Los gigantes iniciaron con las construcciones aunque Kiva seguía con sus pensamientos de repudio hacia la otra raza, de mala gana había aceptado, sabía que una batalla en contra de ellos sería la destrucción de su pueblo. Y el pueblo sería conocido como Cymeria.

Durante pocos años hubo armonía entre los gigantes y el pueblo humano hasta que Kiva llegó demasiado lejos con sus ideales y decidió asesinar a cada gigante que yacía dormido, fue una masacre de gigantes mientras se regocijaban en sus sueños, pues combatirlos sería su claro final, Thilion Lodvarion logró escapar hacia el Noroeste, en él conoció un pueblo humano que si fue amable con la cultura de los gigantes, Lodvarion y sus gigantes restantes fueron acogidos en la serie de aldeas mercantiles conocidas como Massau, ellos se sentían atraídos por la cultura de los gigantes, estos a cambio de su amabilidad le enseñaron la forma más efectiva de crear o forjar armas para su uso, espadas brillantes, escudos irrompibles, hachas afiladas, arcos que alcanzaban una velocidad y alcance impresionantes, los gigantes serían amados por ellos, la paz reinaría en Massau. Thilion Lodvarion, murió a la edad de 212 años en Massau después de enseñarles todo lo que sabían acerca de la cultura del norte, Thilion tuvo 4 hijos, Unvar, Lodnir, Masthir, Norven los cuales se disputaban el poder del Martillo del Invierno, no sólo servía como un arma poderosa para la guerra servía como título, todo aquel que posea el martillo sería el líder de la casa de Lodvar.

Unvar, era un gigante que deseaba ir a la guerra para vengar a su abuelo Lodvar de los dragones. Lodnir, era un gigante que tenía en mente seguir las enseñanzas de paz de su padre Thilion. Masthir, tenía planeado ir a asesinar a todos los humanos de Cymeria en venganza por lo sucedido. Norven, era uno de los más nobles de los hermanos junto con Lodnir. Una noche, Unvar y Masthir estuvieron discutiendo para ver quién sería el digno heredero del liderazgo de la casa de Lodvar, Masthir retó a Unvar a combate y este aceptó ignorando a los otros hermanos que no deseaban seguir el código de la guerra, la batalla sería muy ardua, y ambos combatientes salieron heridos sin embargo, Unvar salió victorioso ya que Masthir murió por heridas después de la pelea.

Norven, decidió irse a las Tierras del Este mientras que Unvar se quedaría a luchar contra los Cymerios por el control de la ciudad. Lodnir erraría nuevamente hacia las tierras del Norte con las huestes de gigantes que había dejado, él volvería a su casa. Las guerras empezarían y Unvar estaría listo con el Martillo del Invierno para luchar con todo el potencial de su fuerza, Lodnir con paciencia crearía un ejército que lo siguieran a ellos, todos aquellos humanos que estaban arrepentidos por ''La noche triste'' y atacarían Cymeria.  Kiva al ver qué no podría derrotar a Unvar decide enfrentarse a él, una mirada de furia en sus ojos se acechaba de Unvar, la batalla comenzó y Kiva con su lanza atacaría a Unvar pero él la destruiría y pondría sus manos sobre el cuerpo de Kiva y la violaría sin éxito, no podría. Decidió matarla pero ella agarró una navaja y la clavó en su pierna, tanta sangre saldría de la pierna de Unvar quien estaba aplastándole el pecho con su pie a Kiva, la mujer murió ahogada en la sangre que salía de Unvar, por su parte el gigante moriría desangrado. Y la estirpe regresaría al norte en dónde se mantendrían hasta los tiempos que actualmente transcurren.
avatar
Jinete del Alba

Mensajes : 125
Fecha de inscripción : 20/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.